miércoles, 3 de septiembre de 2014

Casi un imposible

Con la vuelta al curro he recordado una entrada que dejé a medias porque estaba de bajón, trataba sobre algo casi imposible: La conciliación entre el trabajo y los tratamientos.

Es curioso que hubo una época en la que creíamos importante estar trabajando a la hora de quedarnos embarazados, y ahora resulta que para estarlo nos vendría muy bien estar sin trabajar!!

En poco más de 7 meses hemos tenido 4 tratamientos, dos cancelados, uno intentamos aprovecharlo para una inseminación (ya que no podía ser fiv) y el último fue el que mejor funcionó y llegamos a la betaespera.

Mis jefes conocen mi caso y hasta me desean suerte, pero lo cierto es que no es fácil para nadie. Además de los montones de consultas de los últimos años, cada cierto tiempo tengo tratamiento, lo que significa llegar tarde, fallar día sí día no, y luego unos días en casa. La última vez me lo ví tan mal que lo planteé en La Fe porque no me podía permitir tanto, y me lo arreglaron lo mejor posible, pero aun así, lo pasé mal.

No me veía capaz de elegir, claro que no tengo por qué elegir! No tengo un trabajo en el que pueda elegir el momento de las vacaciones, ni puedo cogerme unos días, ni pueden sustituirme, ni cambiar los horarios. Intentan cubrirme lo mejor posible, pero hay veces que no se puede.

Lo peor de todo es cuando tengo que decirles que voy a fallar, o que tengo esto o lo otro. Decir que empiezo tratamiento no es difícil porque siempre empezamos con ilusión y es sí o sí, pero cuando tengo que ir a consulta y no sé cuando voy a salir... 

Todo sería más fácil si no tuviera que dar explicaciones a nadie, si no tuviera obligaciones, sería mucho menos agobiante, pero nos ha tocado así, y no puedo dejar el trabajo para dedicarme a ello, cosa que sí podría hacer si no me gustara tanto mi trabajo y no estuviera a gusto, o no me hiciera tanta falta, pero tengo lo que realmente me gusta, así que me tengo que aguantar con la parte negativa y hacerlo lo mejor posible.

La vuelta al trabajo me ha hecho recordar todo esto, porque además nos acercamos a finales de año y si todo va bien nos mandarán el sobre dentro de poco. Espero que todo vaya bien y no tenga problemas esta vez, lo que tengo claro es que no quiero estresarme.


2 comentarios:

  1. Ay guapisima!! Que razón tienes... Y pensar que antes, lo primero que esperabamos era el "momento adecuado" para buscar un hijo.. pues las vueltas que da la vida y cuando a la vida no le apetece dartelo cuando realmente piensas que estas preparada...
    Aprovecha la parte positiva del trabajo, que es que te encanta ... y usalo para que los tiempos de espera sean un poco mas llevaderos...
    Yo ahora mismo no tengo trabajo desde hace seis meses y la verdad es que no se como llevaría esta situación con él pero... ahora mismo lo necesito para poder desconecta un poquito de la infertilidad...
    Siento que tengas que dar tantas explicaciones...espero que al menos sean comprensivos...
    Un Besote cielo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Es que cada situación tiene su parte buena! Pero hay que apañarse con lo que nos toca!

      Bss

      PD. Perdona la tardanza, no sé por qué pensé que ya había publicado y respondido al comentario :S

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.