sábado, 1 de noviembre de 2014

Hace un año...

Por estas fechas, hace un año, nos cancelaron el primer tratamiento. No recuerdo otras fechas exactas de tratamientos cancelados ni fallidos, pero el primero no lo olvidaré nunca. No es que esperara que fuera llegar y besar el santo sino que no quería que fuera de otro modo. Evidentemente, la caída fue tremenda.

Un año después, cerca de empezar el último tratamiento, me voy dando cuenta de que aun tengo muchas esperanzas en él, y presiento que todas las ilusiones que no quería hacerme, están ahí escondiditas donde ni yo las había visto. Y, no lo niego, me da miedo volver a caerme, con lo bien que estaba yo en mi nubecita de color rosa.

Ya empiezo a preguntarme si los anticonceptivos estarán haciendo correctamente su trabajo, si podremos volver a completar todo el tratamiento y acabar. Que me gustaría (encantaría, chiflaría, maravillaría...) acabar con un buen bombo, pero sea como sea, tengo ganas de acabar. Y aún así, si no nos embarazamos, sé que va a ser más duro de lo que imagino porque esta vez tendré que decir adiós para siempre a la idea de tener un hijo/a biológico.

Será lo que tenga que ser, y ya pase otro año o 10 más, tendré lo que la vida me tenga destinado. Por supuesto, pelearé por lo que quiero, pero sé que tendré lo que me toque tener. Mientras tanto, viviré la vida, que para eso está! :P



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.