miércoles, 15 de abril de 2015

Mi adiós al embrión campeón

Hoy empiezo nuevo ciclo, y no uno cualquiera, hoy empiezo "el ciclo", con la visita de mi amiga de rojo, que se ha adelantado un par de días para llegar en un día especial (motivos personales), empezamos nuevo tratamiento: adopción de embriones. Tenemos el primer control en 10 días, pero antes, tengo algo pendiente por hacer.

En Mayo del año pasado nos sometimos al único tratamiento que nos consiguió un embrión, el único en los 5 tratamientos a los que nos hemos sometido. 

Tuvimos 6 óvulos, fecundaron 4 y solo evolucionó 1, nuestro embrión campeón de calidad A, que transferimos a día +2 (no había necesidad de esperar otro día).

Fue la única vez que obtuvimos un embrión creado a partir de mis células y las de mi marido, la única vez que existía algo vivo creado a partir de nosotros, y que jamás existirá. 

No se quedó con nosotros, y ya no me pregunto por qué. Lo acepté, no sé cuando, lo aceptamos, y seguimos adelante. Pero algo me dice que antes de recibir a mis niños, mis fresquis, mis embriones donados, tengo que decir adiós para siempre. 

No me voy a dirigir a él porque no le veo sentido, pero sí he de decir que fue maravilloso que existiera aunque solo fueran unos días, que estuvo dentro de mí, le quisimos y le pedimos que se quedara con todo nuestro corazón. 

No estaba predestinado a ser nuestro hijo/a, y eso lo supimos después, con el tiempo, después de llorar y llorar. 

Pero NO va a ser una entrada negativa, a pesar de tanto NO. Aquello es pasado, y hoy es el presente.

Sí voy a afrontar este tratamiento con ilusión.

Sí voy a ilusionarme, porque lo que tenga que venir ya vendrá, hoy quiero creer que va a ser posible.

Sí, voy a recibirlos con todo el amor del mundo, con todo el positivismo, las ganas y la fuerza de seguir mirando adelante.

Y sí, tengo un poco de miedo, pero lo echo a un lado porque quiero ser feliz unos días.

Me despido de mi embrión campeón con esperanza, con ilusión, con amor, y no diré que ya no duele nada, pero es un dolor aceptado, adormecido, eclipsado por lo que está por venir. 

Y claro que sí, es probable que no lo olvide nunca, pero eso también me sirve de consuelo, qué curioso.

¿Es parte esto del duelo genético? Tal vez. Solo sé que es lo único que me quedaba por hacer. Estoy preparada y voy a darlo todo por esos peques congelados que ya nunca volverán a pasar frío.

Hace tiempo que nos da igual de donde vengan sus células, nosotros nos vamos a querer igual entre nosotros, o más, y le/s vamos a querer igual a el/ella/ellos/ellas, o más, y más, cada día más. 

Pensar en esto me hace releerme y pensar que, todo lo dicho sobre el embrión campeón, es una tontería. Quizás lo sea, pero tenía que ser, porque eso me hace ver lo maravilloso que va a ser este tratamiento. 

Adiós miedos, adiós temores, adiós incertidumbres, adiós nerviosismo, adiós negatividad, adiós, adiós. 

Creo que se puede, creo que podremos, sé que podremos, y voy a por ello. Si no se puede esta vez, se podrá a la siguiente, y si fallan todas las siguientes o el cuerpo dice basta, nos queda esa solicitud de adopción que lleva en marcha 4 meses. Sea como sea, podremos.

8 comentarios:

  1. Bienvenida a este nuevo barco en el que zarpas.....es el principio de un viaje lleno de ilusión y te deseo de corazón que llegues pronto a puerto a ese paraíso con el que todas soñamos...suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, muchísimas gracias! Ójala lleguemos pronto a puerto, como bien dices!

      Besitos!!

      Eliminar
  2. lo intentastes ! es lo importante! intentaste que fueran tus celulas,todo lo que te dijeron lo hicistes! por que tenias que encontrar el camino y era este, el que quizas debias seguir, debimos aprender ( no facilmente) como llegar hasta aqui ! tu (s) bebes ( tus hijos encontraran el camino ) de donde quiera que vengan pero seran tus hijos y el regalo mas grande ! animo ! que estan mas cerca! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, totalmente de acuerdo en todo! Un abrazo enorme!!

      Eliminar
  3. Hola ED! A veces necesitamos expresar aquello que nos ronda por la cabeza y por el corazón. Te comprendo perfectamente porque nosotros también logramos un solo embrión con nuestros gametos pero de calidad C/D...Es cierto que debemos mirar para adelante e intentar mantener una actitud lo más positiva y fuerte posible. Aquello embrioncitos siempre estarán en nuestros corazones pero ahora todas nuestras energías son para los que nos están esperando. Vamos a por ellos!!!

    Un abrazo enorme y que sepas que me hace mucha ilusión que vuestro tratamiento esté ya en marcha!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad que llevaba días rondando por la cabeza, y tenía que salir como fuera. Cuanta razón en todo!

      Has visto? Pasan los meses volando cuando no vivimos mirando el reloj! Ya estamos en ello, ahora a pelear con todo el armamento!

      Muchas gracias, corazón, ya verás como dentro de nada estamos todas ahí en tu transfer, incluso puede que coincidamos en betadesespera! Otro abrazo más grande si cabe!

      Eliminar
  4. Olé ole y ole. Un aplauso. Parecía que me leyera a mí misma. Es muy importante despedirse. Lo has hecho genial. Y no me parece una tontería llamarle campeón. Aunque vayamos a ser mamás sin vínculo genético y nos parezca genial no seríamos humanas si no sintiéramos la pena de no haber sabido qué habría salido de la mezclita nuestra. Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, guapa. Se hace lo que se puede, a veces sale solo sin que podamos evitarlo, y esas son, sin duda, las mejores ;)
    No me parece tontería llamarle campeón, porque lo fue, sino el hecho de darle importancia por tener nuestros genes, que tampoco es tontería pero ser padres, vengan de donde vengan nuestros hijos, va a ser taaaan bonito, que la genética es lo de menos.
    Me encanta lo de la mezclita nuestra jeje es tal cual lo siento!
    Un besote enorme! Y gracias!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.