martes, 18 de agosto de 2015

Into the woods

Las vacaciones me están pasando factura. Demasiado tiempo libre y una casi inexistente oferta vacacional que me pueda permitir en estos momentos, que yo ya tuve mi viaje y  ahora me toca quedarme en casa... ¿Salir? Cuando hay un plan al que optar sí, por supuesto. ¿Con quién? He ahí el problema, no entraré en detalles pero volvemos a lo mismo de siempre: necesito hijos para ponerme al día con la vida social de los que me rodean. Vamos, que llevo tantos años de retraso que las salidas con amigas con hijos ya son aburridas y repetitivas.

Y acabo quedándome en casa, viendo pelis como "Into the woods". Sí, sí, también me está dando tiempo a hacer de todo en casa, que hay que aprovechar también, pero como el año que viene me pille en la misma situación no me vuelve a pasar lo mismo.

El caso es que el otro día me dió por ver esta peli y no podía dejar de comentarla, y si no la habéis visto, enseguida sabréis por qué. No os la destriparé, solo os contaré el principio, que es de lo que quiero hablar.

Pensaba que sería una película más oscura, no tenía ni idea de que fuera musical, y la verdad es que no conocía el argumento, así que cuando empezó y empezaron todos a cantar, lo cual me recordó al principio de La bella y la bestia, me sorprendió.

Érase una vez... Caperucita, Jack, Cenicienta, Rapunzel, una bruja... y un panadero y su mujer.

"I wish..." empiezan a cantar cada uno de los personajes. Y yo pensando: yo también I wish...

Caperucita es una glotona que se come los dulces del panadero con todo el morro del mundo, la madre de Jack desea que su hijo no sea tan tonto, Cenicienta desea ir al baile, y la mujer del panadero... desea un hijo que no llega.

Esto sí que no me lo esperaba.

La bruja ofrece un trato al panadero y a su mujer, y es levantar la maldición que echó sobre su familia para que no tuvieran descendientes. 

Deben internarse en el bosque y conseguir una vaca blanca, la capa de caperucita, el zapato de cenicienta y un mechón rubio, y llevárselo antes de la tercera media noche.

¿Qué queréis que os diga? Que a mi me pareció de lo más fácil! ¿Y ya está? Reúnes esas cuatro cosas y se acabó la infertilidad? Por Dios, que me lleven ante esa bruja que yo, si es necesario, consigo la vaca verde, la capa del rey melchor, el zapato de dorothy y un mechón fucsia! 

Todo eso me parece infinitamente más fácil que ponerme en manos de doctores que llevan años intentando que me quede embarazada. 

Ya puede chillar Caperucita o forcejear Cenicienta, que yo por levantar la maldición no sé qué soy capaz de hacer.

Y ahí me véis, cara a la pantalla, como si estuviera viendo un partido de fútbol: no la dejes escapar! cógelaaaa, corre, venga! 

Y no diré mucho más, solo que no me gustó el final, que no es justo. 

Mi aventura en el bosque está durando demasiado, no son tres noches, están siendo tres siglos. Y aunque últimamente mi estado de ánimo ha sido buenísimo, tengo que admitir que se me está haciendo demasiado largo. Me autonconvenzo diciéndome que hasta que llegue el momento viviré todo lo que no podría vivir con hijos, pero eso funciona mientras te mantienes ocupada, y yo me desespero cuando pienso que las vacaciones son para viajar y me veo atrapada en casa. 


2 comentarios:

  1. Hola bombón! El verano pasado, excepto por una escapada exprés que hicimos a Formentera, yo también me pasé todas las vacas por casa. ¿El motivo? teníamos que ahorrar para la Ovo y no estaba el panorama ni para otra escapadita ni para muchas salidas...es verdad que llega un momento en el te encuentras un poco desubicada a nivel social e intentas llevarlo lo mejor posible pero es natural tener momentos de bajón y debilidad.

    Concédete esos momentos tontorrones e intenta no agobiarte mucho. En breve nos toca volver a la rutina y echaremos de menos los días en casita ;-)

    No soy muy de musicales pero ahora me pica la curiosidad por la peli.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, y yo soy muy casera, y sé que el primer día ya lo echaré de menos jejeeje pero me cuesta aceptar que tengo el tiempo pero no tengo cómo disfrutarlo, ains...

      La peli se me hizo un poco larga, pero si tienes tiempo, mírala, a una mala te echas una cabezadita a mitad de peli jijiji

      Un abrazo!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.