jueves, 10 de marzo de 2016

Al paso que vamos...

El otro día íba de excursión con mi marido y mi perra, subíamos una montaña hasta la cima (algo facilito), y a mitad de camino nos cruzamos con una mujer que iba con su perro.

Los perros se saludan, los saludamos, y preguntas lo típico: "¿Qué quedará?" A lo que la mujer nos responde: "Uy! Al paso que vais... una hora por lo menos!". Le damos las gracias y seguimos.

A los 5 minutos nos miramos y nos decimos los dos: "¿A qué paso vamos?"

He de decir que la perra tiene ya una edad y además se hace la remolona cuando le interesa, así que un poco lenta sí que va, y tenemos que ir achuchándola, pero tampoco es algo llamativo.

Apretamos un poco el paso, a ver si es que vamos lentos y hay que ir más rápido, pero al rato me paré y le dije a mi marido: "¿Qué más da al paso que vayamos? Si lo bonito de la excursión no es la cima, que también, sino el camino! Disfrutar de cada paso, levantar la vista del camino y mirar más allá, desde distintos puntos de vista, viendo cosas que desde arriba no se ven, vivir este momento y no vivir solo para el momento del final del camino..."



Y si lo aplicamos a este otro camino, el camino que nos ha tocado recorrer para ser padres, pues admito que no es fácil ni bonito disfrutar del momento, pero es cierto que hay que levantar la vista del camino y mirar más allá, desde distintos puntos de vista, viendo cosas que desde arriba no se ven, y vivir. Vivir lo que nos toca vivir en ese momento, porque este tiempo, estos años, luego nadie nos los va a devolver! No podemos dejar que sean tiempo perdido! Y aprendemos, y mucho, de este camino, que de otra manera no hubieramos aprendido.

Luchemos, hagamos lo imposible, pelemos por nuestros sueños, pero no nos olvidemos de vivir cada momento, porque entonces sí, la vida pierde sentido. Y no tiene sentido dar vida sin vivirla.

8 comentarios:

  1. Que gran reflexión! Comparto todas y cada una de estas líneas...me costo entenderlas y llevarlas a cabo.... Pero creo que lo logramos o al menos en parte.
    Un besote muy grande...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta, y cuesta cuando la vida que queremos vivir es otra muy diferente, pero hay que vivir la vida como mejor podamos con lo que tenemos.

      Otro besote!

      Eliminar
  2. Esto es lo que nos toca aprender a quienes llevamos años y años, tratamientos fallidos, etc. Tenemos que aplicarnos esto. Es un aprendizaje mas. Yo ultimamente me siento muy muy orgullosa de haber aprendido esto. Incluso he dejado de lado el rencor, el enfadarme por comentarios, el enfadarme cuando cumplo años, el enfadarme cuando me preguntan que si no me animo. Ha dejado de dolerme tanto. Pero me ha costado mi tiempo eh. No se llega a nada sin trabajarlo. Hay que pasar mucha penuria. Yo me he permitido hundirme para luego, con esfuerzo y con tiempo ser capaz de asomar la cabeza. Y aqui, donde estoy, se vive muy feliz.

    Animo bombones!! (Parezco un anuncio de compresas, podeis pegarme)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja qué te has tomado, dimeeeee!! jajaj

      En serio, es cierto, si esto hubiera tenido final feliz cuando nos moríamos cada vez que pensábamos en nuestra desgracia, esto no lo hubiéramos aprendido. Y aquí estamos, viendo el lado no tan malo de las cosas, deseando con la misma intensidad ser madres, pero con los pies en la tierra y viviendo el presente. ¿Quién nos lo iba a decir?
      Lo de guerreras no es por nada, nos lo ganamos a pulso, y es para estar orgullosas, claro que sí!!
      Un beso, guerrera!

      Eliminar
  3. Buenísima reflexión que sirve para cualquier ámbito de la vida. A veces se nos olvida que el camino recorrido, por muy duro, triste y malo que pueda llegar a parecernos, también tiene sus cosas buenas porque seguimos vivas, tenemos sueños, deseos... Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo seguimos vivas, sino que en estos momentos estamos pasando parte de los mejores años de nuestra vida, el momento de vivirlo es AHORA! Cuando seamos mayores y echemos la vista atrás, qué veremos? Cuantos años vamos a desperdiciar esperando a que nos llegue algo que anhelamos? Podemos esperar viviendo y disfrutando de las pequeñas cosas!
      Un besote!!

      Eliminar
  4. Yo echo la mirada atrás y me digo "entre estudiar la carrera, estudiar las oposiciones y ahora la lucha por ser madre..." Qué carajo de vida llevo. Yo creo, que las que estamos buscando aún intentamos llevar esa filosofía. De hecho, la intentaba llevar tras varios años de estudios de oposiciones. Así que me suena pero es extraño lo rápido que se me olvida.
    Un saludoooooOOOOoooOOOOO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia, es que mientras estudias estás invirtiendo tu tiempo en algo del día a día, pero con la RA pasamos mucho tiempo sin hacer nada, solo pensándolo, dándole vueltas, dejando de hacer cosas... ¡No! No vamos a dejarlo de lado, pero no debemos permitir que ocupe TODO nuestro día a día, debemos tener otras cosas de las que ocuparnos, pensar, invertir el tiempo...

      Muak!!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.