martes, 26 de abril de 2016

¿Cómo quieres que te quiera?

Cualquiera que esté en este camino sabe lo mucho que desea ser madre/padre.

¿Cuanto? ¿Acaso se puede medir? ¿Si sufres más es que lo deseas más? ¿Si sufres menos lo deseas menos? ¿O al revés? O mejor aun, ¿si dejas de luchar lo quieres menos? o ¿si luchas incansablemente sin descanso lo quieres más?

TONTERÍAS.

Personalmente, a lo largo de nuestro camino, hemos tenido temporadas de todo tipo, de lucha sin descanso, de descanso sin lucha... Y desde el principio hasta el final hemos tenido el mismo deseo de ser padres.

Cada persona es un mundo, y hay cientos de maneras de afrontar las cosas, a unas les va mejor llevarlo en solitario, otras al revés, a unas no les gusta contar nada, a otras al revés... Y luego están las etapas, etapas en las que te apetece contarlo y vivirlo con más o menos gente, y etapas en las que prefieres que sea algo más íntimo.

Por cierto, ¿no sería bonito que concebir un hijo fuera algo íntimo?

Hablo de esto porque estoy aprendiendo a sufrir menos, lo cual no significa que ya no sufra o que sea una persona nueva. Estoy aprendiendo. Y ya me siento más ligera. Estoy sacando de mi mochila las cosas que ya no necesito, las que pesan más que ayudan y las que no me sirven para nada.

En algún momento de mis batiburrillos o de alguna conversación con alguien, te planteas si lo deseas menos. La duda dura un segundo, es evidente que no, que no lo deseas menos por vivirlo de foma diferente a como lo vivías antes o a como lo viven otras.

Yo quería caminar más ligera, quería seguir luchando sufriendo lo menos posible, quería aceptar la vida como me venga... y lo estoy consiguiendo, poco a poco. No es fácil, ni es algo que se consiga de un día para otro, pero se puede.

La clave está dentro de uno mismo, así que no me preguntéis cómo lo estoy haciendo, lo hago con ayuda, eso sí, pero al final solo tienes que creer en tí.

El otro día buscaba el botón de desconexión, al final llegué a la conclusión de dejar fluir las cosas, algo muy fácil de decir, pero cuando realmente lo sientes, la mente descansa, el cuerpo descansa y el alma sana.

Será lo que tenga que ser, cuando tenga que ser, como tenga que ser.

Y estoy más tranquila. Y no por ello deseo menos ser madre.

9 comentarios:

  1. El deseo de ser madre...es simplemente eso.... De momento no existe un deseímetro que pueda cuantificar eso...
    Estoy totalmente deacuerdo contigo cuando haces esa reflexión... porque a veces da la sensación de que si no hablas constantemente o si no predicas el dolor y el deseo...es porque se nos haya olvidado la pataleta de querer ser mamás.... o al menos esa es la sensación que me da...
    Coincido contigo en que el proceso va por fases y ahora mismo estas en el proceso de paz interior y de aprender a gestionar las emociones y sobretodo ... de vivir mientras tanto...
    No somos conscientes a veces de que el tiempo vuela y que mientras estamos bloqueadas....nuestro mundo se para pero el reloj sigue corriendo...y a nosotras se nos escapa...
    Tiempo al tiempo...
    Yo creo que el destino tiene algo preparado para nosotras muy bonito...
    No voy a dejar de luchar en la dirección que quiero... pero tampoco voy a dejar de vivir...
    Gracias ed por la reflexión....
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me entiendes, amiga! Y cuanta razón en todo lo que dices!

      Me ha molado lo del deseímetro jeje pero fíjate que creo que es mejor así, en todos los aspectos, cada cual ya se encarga de sus propios deseos y necesidades :)

      Gracias a tí! Muack!

      Eliminar
    2. yo quiero.compartir piso con vosotras.dos!! pq.pensamos y.sentimos casi igual?? me.encanta leeros.a ambas!! me dan ganas de secuestraros!!

      Eliminar
    3. jajajaja Vamos a secuestrarte nosotras a tí!! Vamos a compartir piso aunque sea un día o dos jajajja

      No veas las ganas que tenía de contestarte este comentario!! XDD

      Eliminar
    4. Oye un viajito si nos pegaríamos no??? Y unos vinitos así de palique.... Nos pasaría flying

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu post y el comentario de Martina. Que dificil es todo esto joder. A mi hay veces que me pasa, no se explicarlo bien, que yo misma pienso que si realmente estoy luchando por ser madre o es que el no poder es lo que me hace luchar así...Que difícil es explicar lo que siento, no se me da muy bien.
    Me ha encantado tu pregunta...y mi respuesta es SI¡ Sería maravilloso que tener un bebe fuese algo intimo. Así es como debería ser....algo precioso, privado....
    Muchas gracias por tu post, me alegro mucho que estés mas ligera de equipaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y difícil la pregunta que te planteas! Yo creo que tú tienes tu deseo de ser madre independientemente de lo que te está costando, si no te hubiera costado no tendrías menos deseo sino menos tiempo y esfuerzo, pero el deseo es lo que te empuja a luchar.
      Gracias a tí, guapa!! Un beso!

      Eliminar
  3. Amiga mía una vez más tengo que aplaudir tus reflexiones.
    Y sí, yo tb creo que esto va por fases y llegar a la fase en la que sigues deseando ser madre, luchando por acercarte a ello pero sin olvidarte de que la vida sigue es todo un LOGRO así con mayúsculas. Hace justo un año que soy infértil diagnosticada y me daba mucho mucho miedo ver mi vida y la de mi pareja envuelta en este mundo, claro que por aquel entonces todavía no había aprendido a gestionar todo esto. Ahora soy feliz, sí quiero tener hijos y no lo tengo muy fácil pero tengo una vida y la voy a aprovechar. Lloraré cuando tenga que hacerlo pero tampoco me olvido de que también me tengo que reír.
    Y a la maleta sólo lo necesario, ni unas bragas de más :)
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis batiburrillos convertidos a reflexiones jajaja Estoy que me salgo! jajajaja

      Tienes toda la razón!! Así es como debe ser!

      jajaja mira que siempre nos sobran bragas "por si acaso" Ni eso! ;)

      Otro abrazo!!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.