domingo, 2 de octubre de 2016

Yo también soy de Red, también soy guerrera.

Vuelvo únicamente a contaros que yo también soy guerrera.

Cuando organizamos la quedada trabajamos mucho con las chicas de la Asociación Nacional Red de Infértiles, en concreto hablamos mucho con Helena, su presidenta, sin cuyo apoyo y ayuda no hubiera sido lo mismo.

Fue un mes intenso en comunicación constante, y ahí puder ver y vivir cómo trabajaban, y fue también antes de conocerlas y comprobar que son mujeres como tú y como yo que no buscan nada más que ayudar a las guerreras.

Son mujeres que tienen sus trabajos y sus obligaciones, que dedican casi el 100% de su tiempo libre a la asociación, que no cobran ni un duro por ello, que no pretenden darse a conocer de forma personal, ni ganar nada por hacer su labor, solo luchan por los objetivos de la asociación.
Voy a ser sincera y os voy a contar que hasta entonces fuí reacia a formar parte de la asociación porque por un lado no me venía bien pagar la cuota, que son muchos gastos y los tratamiento son caros, y por otro lado, no sabía muy bien cómo trabajaban.
Después de saberlo y haberlo vivido, no dudé en asociarme, y de momento no me beneficio de sus descuentos porque tengo otros, pero es una ventaja grande para quien sí pueda usarlo.

Y sigo moviendome con la infertilidad, no puedo hacer mucho, pero hago pequeñas cositas, y me gustaría poder hacer más, pero siento que formo parte de algo grande.

Os voy a contar más cosas... A mí también me pareció un club privado desde fuera. Lo confieso y ahora me avergüenzo, porque es todo lo contrario, abren las puertas a cualquier persona que llame a su puerta, sin esperar nada, ayudan en todo lo posible independientemente de si eres socia o no.

Tenía muchas dudas, sí, pero ya digo que fue antes de saber todo lo que ahora sé.

¿Qué ventajas tiene ser socia de Red?

Pues mira, la ventaja más grande es que formas parte de algo, y ayudas a que todo lo que tiene que ver con la infertilidad, cambie a mejor.

El café de los sueños, que organizan cada cierto tiempo, es abierto a todo el mundo, no importa si eres socia o no, puedes ir igualmente, conocer gente en tu misma situación, que te comprenden, es un soplo de aire fresco.

Tienes una persona de apoyo para lo que necesites, tanto si son dudas (no las que te soluciona el médico, sino las que puede responder una amiga), como si tienes un bajón.

Organizan charlas y distintos eventos, tanto presenciales como on line.

Tenemos un foro, tanto para socias como para no socias.

Puedes preguntar tus dudas a un experto en reproducción asistida, las respuestas están abiertas a todo el mundo.

Tienes abierto un apartado en su web para contar tu historia si te apetece.

Además recibes por correo su newsletter, con las novedades de la asociación.

Algún que otro detallito, que no vamos a negar que nos encanta!

Y muchas otras cosas que no me voy a parar a enumerar aquí, pero que se resumen en que trabajan duro día a día y de forma inigualable para que todo lo que rodea a la infertilidad cambie y mejore.

Lo cierto es que estoy muy contenta de haber dado el paso y necesitaba compartirlo porque me parece admirable lo que hacen y cómo lo hacen.

lunes, 6 de junio de 2016

Mi final feliz

Tengo agujetas por todo el cuerpo, me duelen los pies y me duele todo hasta las puntas de los dedos con los que escribo, pero sobre todo me duelen las agujetas de la risa. Ese dolor que no duele sino que te dibuja una sonrisa.

Me siento orgullosa y satisfecha. Feliz y agradecida. 

Y podría tirarme horas buscando adjetivos, pero ninguno, ni todos ellos juntos, podrán expresar lo que siento. Todas las palabras me parecen tan insignificantes comparado con lo que siento...

Ha sido un fin de semana intenso, muy muy intenso, agotador y mágico, en el que hemos "dormido aprisa" y nos hemos cansado... Pero de ese cansancio que te acompaña toda la semana pero que no te importa porque te recuerda lo bien que lo has pasado. Esas carcajadas auténticas, a las 4 de la madrugada, llorando y con dolor de barriga de tanto reir hasta de la más mínima tontería. Esas que sanan cuerpo y alma.

No solo nos hemos reido, nos hemos emocionado también con cada globo lanzado al aire, con cada despedida... 

Hemos conocido y convivido con personas con las que llevábamos meses y años hablando sobre nuestras cosas más íntimas, y vivir eso mismo en persona ha sido muy especial. Ha marcado un antes y un después. Personalmente, siento que ha nacido algo grande.

Hace poco más de un mes que empezó toda esta locura, un mes de mucho trabajo y mucho estrés... No sé si lo volvería a repetir, no sé en qué me veré el año que viene por estas fechas, pero lo que sí sé es que ha valido la pena. Cambiaría muchas cosas, sin duda, de la experiencia se aprende, pero eso no quita que tenga la sensación de que ha sido perfecta.

Como decíamos en la bienvenida a la quedada, somos novatas y seguro que hemos cometido errores, pero hemos trabajado duro, con dedicación y con mucho cariño, pero sobre todo, juntas. He ahí la clave del éxito. Y espero que todos los asistentes hayan sentido un poquito de esto, con eso me conformo. Casi todos ellos nos han hecho saber que así es. No puedo pedir más.

Quiero quedarme con lo que siento ahora mismo. Mi camino está siendo más largo y tortuoso de lo que esperaba. Mi clínica sigue estudiando qué hacer con nosotros, nosotros planteándonos qué hacer con ellos. No sabemos si haremos doble donación o si abandonaremos el camino. 

Este es mi final feliz en este blog. 

Lo empecé para ayudar a quien lo necesitara y lo seguiré haciendo. Me seguiré moviendo con la infertilidad de otras maneras, pero ya no contaré lo que quede de historia. 

He recibido más de lo que he podido dar. GRACIAS a todos los que me leéis, a todos los que me habéis escrito para darme las gracias o para consultar algo. Y gracias a todas esas personas que he conocido en el camino.

Marti, sin tí este blog no sería lo que hoy es, pero es que sin tí, #laquehemosliao no hubiera sido posible.
Indi, me arrodillo a tus pies, aquí tienes una fan más!

Mis chicas GB! ;)

#infertilpandy Gracias por existir.

Nos vemos!


sábado, 28 de mayo de 2016

Tengo de tó




Teengooo gambas, tengo chopitos, tengo croquetas, tengo jamón!

Vamos, que tengo de tó! En español y en inglés, lo mires por donde lo mires, cuando quieras buscar algo solo tienes que encontrarme, que tengo de tó!

¿Recordáis cuando "con todo lo que tenéis entre los dos es muy dificil que tengais nada más"?

¿Recordáis que luego me salieron las trombofilias y demás? 

Pues no se acaba ahí la cosa porque ¡Tengo de tó!

O lo que viene a ser lo mismo: antifosfolípido, intolerancia a los carbohidratos, vitamina d baja y... 


...redoble de tambores... 


Haplotipo AA (KIR)

¿Y esto quéehloqueéh?

Lo más sencillito, la vitamina D, nada que no solucione unas ampollitas.

El Antifosfolípido, pues Adiro desde ya y consideraciones varias, como que si me toca la primi y me puedo ir de vacaciones más de 5 horas en avión, me tengo que pinchar heparina. O si en vez de buena suerte tengo mala suerte y me ponen escayola o similar, lo mismo. Casi que prefiero irme de vacaciones.

La intolerancia a los CH tiene su no sé qué que qué sé yo. Ahora mi dieta es sin lacteos, sin gluten y baja en CH, pero eso sí, rica en hierro y en ácido fólico. El empujoncito que me faltaba para perder los kilitos que me sobran. Hay que ser positivas, que no todo son penas, ya veréis lo mona que voy a estar en el caribe relajándome.

Y el haplotipo AA, que me trae por la calle de la amargura los últimos 15-20 días... Lo que más temía, lo que no quería que me saliera porque tendríamos que decidir qué hacer, lo que "yo solo busco para descartar" y que no he lo he descartado sino que lo sumo a mi listado de causas de mi infertilidad.

¿Qué es? No sé explicarlo bien, pero soy así, y así es como funciona mi útero, que le va mejor un embrión que dos, y que para que no lo rechace tenemos que buscar donantes compatibles. 

¿Solución? Buscar donantes compatibles conmigo, ya no sirve ADE, ni la opción de la asincrónica, para eso necesito hacer doble donación de gametos, con lo cual no sabemos aun qué vamos a hacer. La clínica está valorando nuestro caso (somos los primeros de la clínica con KIR y con premio AA) y nos dará presupuestos, pero no sabemos qué haremos... 

Y ¿Cómo estamos? Llevándolo lo mejor que se puede, viendolo por el lado positivo, y dejando que las cosas fluyan. ¿Qué otra cosa podemos hacer?

lunes, 9 de mayo de 2016

I Quedada Nacional de Infértiles: Muévete con la Infertilidad

Hartas de ver pasar el tiempo sin lograr ser madres, en cada cumpleaños, en cada Navidad, en cada día de la madre...
Hartas de que la infertilidad sea un tema tabú.
Hartas de comentarios hirientes de la gente a causa del desconocimiento de la infertilidad.
Hartas de escuchar tópicos.
Hartas de relajarnos…

Pero…

Decididas a hacernos escuchar.
Decididas a dar a conocer la infertilidad.
Decididas a acercarnos a la gente y darles la información que les falta.
Decididas a movernos.
Decididas a apartar ese velo para que se nos vea.
Decididas a unirnos en un día especial: 4 de Junio Día Mundial de la Infertilidad.

Porque no tenemos nada que celebrar, aunque si tenemos mucho que hacer.



Tanto si eres de Valencia como si no, vengas de donde vengas, ¡Apúntate!

Las mejores ideas nacen de las ideas más locas, y de que estamos un poco locas no hay ninguna duda.

Somos conscientes del poco tiempo que nos queda hasta el 4 de Junio, pero estamos trabajando duro para que sea un fin de semana inolvidable. No solo por la gran labor que haremos en favor de la infertilidad y los que la sufrimos, sino porque vamos a compartir momentos muy especiales con la gente que realmente nos comprende, porque nuestro denominador común nos une fuerte desde el minuto cero. Y porque no te arrepentirás. 

 Inscríbete en indiamamaluchando@gmail.com

Muchos/as de nosotros/as estamos en tratamiento o ahorrando para poder permitírnoslo, sabemos que es posible que no os venga muy bien económicamente, por eso estamos buscando las opciones más baratas e incluso gratuitas.

lunes, 2 de mayo de 2016

A esperar de nuevo

El otro día fuimos a hacer la analítica del KIR, ahora a esperar resultados y visita con la inmunóloga para que nos los interprete, y con ello nos metemos ya en junio. A ver si es lo último y ya desconectamos del todo para vacaciones.

Os cuento, por si a alguien le interesa, que intentamos que nos lo autorizara el seguro privado, pero finalmente me respondieron que no lo cubría mi póliza (y no sé si lo cubre alguna póliza). Puesto que lo teníamos que pagar nosotros, pedimos precio en el laboratorio donde solemos ir por el seguro, en el laboratorio donde me suelo hacer las analíticas del hematólogo y en el hospital donde me hacen las pruebas. 

En el primero me pedían 200€, en el segundo no sabían ni lo que les estaba pidiendo, y en el tercero no lo hacían. 

Por suerte, googleando leí que alguien se lo había hecho en Ivi y le había costado 110€, así que pedimos precio también allí, ¿donde mejor que en el lugar donde me lo piden? Eso es lo que me costó, casi la mitad que en el otro sitio.

¿Cómo fue volver a Ivi después de más de un año desde la primera visita?

Pues os voy a ser totalmente sincera. Parecía que fue el otro día, y sin embargo no guardaba una mala sensación. Quizás sea porque esta vez no esperaba gran cosa, pero no me sentía incómoda o con miedos, al contrario. Siempre he dicho que no me gusta sentirme cliente, sino paciente, y allí me siento cliente, pero también es cierto que valoro a los profesionales que trabajan allí y la tecnología con la que trabajan. 

Fue rápido, subí, no había gente esperando, me sacaron sangre, y pasé a pagar antes de irnos. 

Y a esperar. 

Sin desesperar, que malos ratos ya hemos pasado demasiados, y si nos quedan otros malos ratos por pasar, ya los pasaremos, no siento la necesidad de sufrir por adelantado.

martes, 26 de abril de 2016

¿Cómo quieres que te quiera?

Cualquiera que esté en este camino sabe lo mucho que desea ser madre/padre.

¿Cuanto? ¿Acaso se puede medir? ¿Si sufres más es que lo deseas más? ¿Si sufres menos lo deseas menos? ¿O al revés? O mejor aun, ¿si dejas de luchar lo quieres menos? o ¿si luchas incansablemente sin descanso lo quieres más?

TONTERÍAS.

Personalmente, a lo largo de nuestro camino, hemos tenido temporadas de todo tipo, de lucha sin descanso, de descanso sin lucha... Y desde el principio hasta el final hemos tenido el mismo deseo de ser padres.

Cada persona es un mundo, y hay cientos de maneras de afrontar las cosas, a unas les va mejor llevarlo en solitario, otras al revés, a unas no les gusta contar nada, a otras al revés... Y luego están las etapas, etapas en las que te apetece contarlo y vivirlo con más o menos gente, y etapas en las que prefieres que sea algo más íntimo.

Por cierto, ¿no sería bonito que concebir un hijo fuera algo íntimo?

Hablo de esto porque estoy aprendiendo a sufrir menos, lo cual no significa que ya no sufra o que sea una persona nueva. Estoy aprendiendo. Y ya me siento más ligera. Estoy sacando de mi mochila las cosas que ya no necesito, las que pesan más que ayudan y las que no me sirven para nada.

En algún momento de mis batiburrillos o de alguna conversación con alguien, te planteas si lo deseas menos. La duda dura un segundo, es evidente que no, que no lo deseas menos por vivirlo de foma diferente a como lo vivías antes o a como lo viven otras.

Yo quería caminar más ligera, quería seguir luchando sufriendo lo menos posible, quería aceptar la vida como me venga... y lo estoy consiguiendo, poco a poco. No es fácil, ni es algo que se consiga de un día para otro, pero se puede.

La clave está dentro de uno mismo, así que no me preguntéis cómo lo estoy haciendo, lo hago con ayuda, eso sí, pero al final solo tienes que creer en tí.

El otro día buscaba el botón de desconexión, al final llegué a la conclusión de dejar fluir las cosas, algo muy fácil de decir, pero cuando realmente lo sientes, la mente descansa, el cuerpo descansa y el alma sana.

Será lo que tenga que ser, cuando tenga que ser, como tenga que ser.

Y estoy más tranquila. Y no por ello deseo menos ser madre.

domingo, 24 de abril de 2016

La histeroscopia

No me apetecía hablar sobre cómo fue la histeroscopia, pero al igual que conté cómo fue la experiencia del legrado, me parecía justo contar cómo me fue esta vez, ya que fue en el mismo hospital.


No fue el mismo doctor, es más, esta prueba era algo que teníamos pendiente pero para la cual no teníamos fecha. Fue en la visita de revisión en el ginecólogo cuando surgió, y en un momento lo teníamos todo planeado: Esperar regla y llamar para quedar un día.

Y así fue, unos días después le llamé y quedamos, como se queda para tomar un café.

Prácticamente, los pasos fueron los mismos: Ingresar, prepararme (véase, acampar y ponerme el camisón), esperar a que vinieran a por mí y viajecito en cama a quirófano de maternidad (por cierto, odio leer los carteles de "dilatación").

Una chica por aquí y otra por allá poniendome cables y vía, y mi médico, que entra bromeando y no deja de hacerlo en todo el tiempo en que estuve despierta. No sé cómo explicarlo, pero su actitud ayuda, sabes que estás en buenas manos, confías plenamente en él (no por las bromas, es cómo te hace sentir), y dejas de preocuparte por todo.

Ojo, que no solo me pasa a mí, mi marido sale contento tras cada consulta.

Una vez ví un capítulo de una serie en el que un señor tenía un súper poder que consistía en caer bien a todo el mundo, como si los embrujara. Pues mi gine tiene ese súper poder.

Total, que me durmieron, disfruté del sueñecito y al despertar pregunté cómo había ido. Todo bien, me dijo, pero luego te cuento. Y no tuve dudas en que vendría a contarme.

No sé lo que tardó en venir a la habitación, pero me pareció muy poco. Se sentó a mi lado en la cama y me contó que estaba todo bien, me enseñó las fotos (me hizo fotos de mi útero) y me dijo que en una semana recogiéramos los resultados de la biopsia.

Ahora solo tenía que esperar a que se me pasara del todo el efecto de la anestesia, y a casa. Contentos y tranquilos, pero con un hambre voraz! Esta vez no me intoxicaron con la comida, pero es que solo me dieron un zumo, estaba deseando llegar a casa para comer!

Los resultados. Todo bien. Una cosa menos. ¡¡Bien!!